Modelos energéticos sostenibles: la energía solar

Colombia, por su elevada exposición solar, es un país que se presta fácilmente al suministro energético a través de los paneles solares. Además, tras los incentivos fiscales introducidos por la Ley 1715 de 2014 y las sucesivas mejoras como la regulación del autoconsumo, las barreras que podían suponer un freno a la inversión se van derribando progresivamente.

La reducción de las emisiones de CO2 es un reto que atañe a la humanidad entera y cuya meta debe garantizar la seguridad del suministro, la accesibilidad y la sostenibilidad. La creciente población mundial y su urbanización hacen imprescindible establecer un modelo de consumo sostenible y responsable a largo plazo.

Las energías renovables deberían ser uno de los ejes sobre el cual se desarrolle el progreso de la sociedad. La creciente electrificación contribuye a la optimización de los servicios y es importante que todos los componentes que forman parte de las tecnologías y productos eléctricos cumplan su función de manera eficiente y respetando la normativa.

La energía solar cada vez cobra mayor peso en el abastecimiento de electricidad gracias a los desarrollos tecnológicos que se producen en todos sus componentes: desde las células fotovoltaicas a los cables solares que permiten la conexión de los paneles.

Los beneficios de la energía fotovoltaica

La energía solar, al igual que otros recursos naturales como la energía eólica, supone una serie de ventajas tanto económicas como medioambientales:

  • Es renovable e ilimitada.
  • Revaloriza los edificios y estructuras en los que se instala.
  • Se trata de una fuente de energía limpia, que no produce ningún residuo ni agente nocivo para el medioambiente ni gases de efecto invernadero.
  • Tras la inversión inicial para la instalación, es una energía de bajo coste de aprovechamiento.
  • Al reducir la dependencia energética con el suministro habitual la factura eléctrica se ve considerablemente reducida.
  • Genera empleos en las zonas donde se realizan las instalaciones.
  • Minimiza el consumo de combustibles fósiles y otras fuentes de energía contaminantes.

Cables para instalaciones solares

Debido a las necesidades de los paneles solares y al lugar en el que se instalan, los cables que intervienen en las instalaciones solares deben reunir unos requisitos específicos que permiten la generación y distribución eficiente de la energía obtenida con las células fotovoltaicas. Un ejemplo de estos cables de altas prestaciones es el Top Solar PV H1Z2Z2-K.

Proyectos de huertas solares en Colombia

En Colombia ya se ha iniciado la transición energética para sustituir los recursos habituales por energías renovables. Tal como afirmó durante la Cumbre sobre Cambio Climático de Nueva York el presidente Iván Duque Márquez, el objetivo para el año 2030 es que el 20% de la energía del país se obtenga a través energías renovables no convencionales (ERNC).

Por ello, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) ya ha otorgado diversas licencias ambientales a proyectos de energía renovables. Uno de los más ambiciosos es el complejo fotovoltaico que se instalará en el departamento de Santander, mediante el cual se estima que se evitará la emisión de 2 millones de toneladas de CO2 durante la vida útil de la planta, que se proyecta para treinta años.

 

Normativa del autoconsumo solar en Colombia

La Comisión colombiana de Regulación de Energía y Gas (CREG) es el órgano encargado de definir las normas que rigen el consumo energético de Colombia. A través de sus sucesivas resoluciones, ha ido definiendo aspectos como el autoconsumo eléctrico o el suministro del mismo.

La autogeneración solar

Tal como establece la ley 143 de 1994, todos los usuarios residenciales, incluidos comercios y pequeñas industrias, pueden producir energía para satisfacer su demanda energética. Esto no implica que se pueda hacer sin previa autorización, sino que existe una normativa que se debe cumplir para convertirse en autogeneradores.